4 alimentos prebióticos que no pueden faltar

Bueno, bueno, pues parece que este mes de agosto viene fuerte con el tema de la microbiota. Si es un asunto que te interesa, te recomiendo que te pases por mi canal de youtube, porque este mes vas a tener 4 vídeos sencillos donde explico pautas y nociones de la microbiota.


Además, y complementariamente, en mi Instagram y aquí (o sea, mi blog) voy a seguir compartiendo información complementaria para que las humanas del planeta entendamos qué es la microbiota y cómo impacta en nuestra salud de una forma fácil.

Estoy harta de blogs e influencers científicos que se empeñan en hacer difícil lo fácil solo para ganar prestigio y parecer mejores. No, señoras (y señoritas), la nutrición, aunque pueda ser compleja, por nuestro propio bien nos interesa que sea fácil para que cale a todo el mundo.


Entonces, dentro de todo este mundo de la microbiota, hay un grupo de alimentos que no pueden faltar y que pueden ser altamente beneficiosos para tu microbiota. Efectiviwonder, lo has adivinado (eres una sherpa 😂): hablamos de los prebióticos.


Los prebióticos son, básicamente, comida para tus bacterias. "¿Mis bacterias no comen comida normal?" Sí, comen comida normal; pero hay algunas cosas que les gustan más que otras. Y sobre todo, hemos de pensar que lo que queremos es alimentar a las bacterias buenas. Así que hoy te quiero presentar 4 alimentos prebióticos que seguro tienes en tu cocina. Vamos con ello.


  1. PISTACHOS. Las bacterias lo adoran para transformarlo en ácidos grasos de cadena corta, especialmente butirato. Estos ácidos grasos de cadena corta tienen grandes propiedades entre las que destaca: reducción del hambre, aumento del gasto energético, regulación de la inflamación y hasta prevención del cáncer de colon.

  2. SARDINAS. Son ricas en grasas saludables, especialmente Omega 3: el antiinflamatorio por antonomasia. Se ven grandes resultados especialmente en la diabetes.

  3. ZANAHORIAS. Son ricas en pectinas, un tipo de fibra fermentable. Las pectinas aumentan su efecto cuando están cocinadas. Por lo que te recomiendo que siempre tengas zanahorias cocidas en tu frigorífico listas para cualquier ensalada.

  4. CEBOLLA CRUDA. Perfecta para acompañar platos (quizás no es ideal para una cita romántica), es rica en fructanos, un tipo de fibra fermentable.

Como verás, he elegido alimentos fáciles que seguro tienes en casa. Te recomiendo que los incorpores en tu día a día y observes qué tal te sientes. Incluso puedes hacer un "diario" donde vayas alternando y así poder saber con más precisión cuál te favorece más.


¡Espero que te haya gustado! Te deseo un feliz día 💫

134 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo