¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE OVARIO POLIQUÍSTICO?

¿Sabías que se puede tener el (regular) llamado Síndrome de Ovario Poliquístico sin tener ovarios poliquísticos? Sí, amiga, así es. Así que son distintas cosas tener ovarios poliquísticos que tener Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP a partir de ahora).


Realmente, el SOP es algo así como un cajón desastre donde se meten muchas disfunciones de origen desconocido pero que suelen tener el mismo patrón.


El SOP suele detectarse en una revisión en tu gine donde por unas reglas muy irregulares lo atribuyen a esta patología. Pero, ¿cómo puedo saber realmente si tengo SOP? Y sobre todo, qué puedo hacer para mejorarlo?


Lo primero de todo, ¿qué tienen en común las mujeres con SOP? Bueno, realmente hay 4 características y solo tienen que cumplir 2 de esas 4 para ser diagnosticadas como SOP. Las 4 características son:

  1. Androgenismo bioquímico. Esto significa que en tus análisis las hormonas salen desviadas y aparecen los andrógenos más altos de lo normal. Realmente, hay muchas más hormonas que se revisan en estos casos, pero para que lo entiendas, eso es lo que significa.

  2. Androgenismo clínico. Significa que tu cuerpo manifiesta de forma visible este exceso de andrógenos. ¿Cómo? Pues por ejemplo con síntomas como alopecia, hirsutismo (exceso de pelo) o acné.

  3. Ovarios poliquísticos. O sea, que hay quistes en los ovarios.

  4. Ovulación irregular o falta de ovulación. Para esto es clave medir tu ovulación y saber reconocer cómo es tu periodo.

Además, el 80% de los casos de SOP coinciden con una resistencia a la insulina, por lo que son casos en los que se puede hacer MUCHO desde los hábitos y el estilo de vida.


Ahora bien, una vez ya sabes si tienes o no tienes SOP, es momento de aprender sobre qué puedes hacer para mejorarlo. Lo primero de todo quiero explicarte que a veces esta situación sucede después de muchas llamadas de atención por nuestro cuerpo pero que se puede remitir. Te cuento algunos puntos importantes:

  1. Elimina cualquier tipo de tóxico y hábito alimentario nocivo. Aquí entra tabaco, alcohol, ultraprocesados y por supuesto los lácteos de vaca, que aumentan directamente tu nivel de estrógenos y van a potenciar el SOP.

  2. Reduce tu estrés. Los andrógenos suben para compensar el cortisol del estrés. Así que necesitas aprender a tomarte las cosas con más calma para poder rebajar tu SOP.

  3. Incorpora el ayuno intermitente. Con este conseguirás desintoxicar tu cuerpo de sustancias potencialmente nocivas y desinflamarlo.

  4. Descansa bien. El respetar los ritmos circadianos es clave para nuestro bienestar.

  5. Podemos incluir algunos suplementos (pautados por un profesional) como la vitamina D, la berberina, los ácidos grasos omega 3 y la canela.

Y recuerda que si tienes dudas o te gustaría poder mejorar tu SOP a través de la alimentación, puedes pedir tu diagnóstico sin coste conmigo en el siguiente link.

¡Espero que nos veamos muy pronto!




58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo