COSAS QUE HAGO POR MI CUERPO Y QUE NO TE ESPERAS

Hola amiga,


Hoy vengo en modo "quiero confesar" porque me apetece visibilizar una forma de cuidarme poco "healthy" o lo que la mayor parte de la sociedad entiende por healthy.

No, no voy a hablar de malcomer, sino de bienvivir; y quiero mostrarte

QUÉ HAGO POR MI CUERPO Y POR MI SALUD:


  1. Me permito descansar. Confieso que durante muchísimos años me he atormentado a tope con este tema. Siempre haciendo, nunca siendo. Siempre produciendo, nunca recibiendo. Y esto es un desgaste total. Cuando fui consciente de que el no permitirme descansar no era más que una muestra más de mi falta de autoestima cambié el chip. Como no me creía suficiente para que la gente me quisiese como soy, siempre buscaba la aprobación constante y para eso tenía que ser la más mejor muy increíblemente maravillosa en TODO. Qué coñazo, ¿no? Agotador. Podría decirte que ya no es así, que fluyo con la vida y que salgo rápidamente del hacer. TE MENTIRÍA. Pero cada vez soy más consciente de cuándo estoy haciendo las cosas no porque quiera, no porque lo necesite, sino por un discurso interno que me voy contando y que me destruye.

  2. Visito a mi psicóloga. Y no, no la visito en plan "hola qué tal" sino que hago terapia. No siempre voy a terapia, quiero aclarar esto. Estoy unos meses, avanzo y paro. ¿Por qué paro? Para disfrutar de lo aprendido, para ponerlo en práctica y para no darme tanta caña. Y luego, vuelvo. Por ejemplo, hace unas semanas tuve una crisis personal (que solo si estás suscrita a mi newsletter lo sabrás) que me hizo darme cuenta de que tenía que volver a ir a ver a Miriam.

  3. Pido ayuda. Y joder, qué bien sienta. Como diría Laura Baena: "no soy superwoman". Y tampoco quiero serlo. Por eso cada vez más pido ayuda, levanto la mano y estoy dispuesta a mostrarme vulnerable. Soy un ser humano que se equivoca, se tropieza y hay muchas cosas que no sé. Por eso pido ayuda. Por eso y porque amo rodearme de gente en la que confío y que me acompaña, y el pedir ayuda me conecta con mi niña interior y con el amor verdadero.

  4. Me miro al espejo y me digo cosas bonitas, hablo conmigo. "Estás zumbada". Puede que sí, pero ME FLIPA. Hago apología de hacer cosas que nos conecten con amarnos, y para mi mirarme desnuda delante del espejo y observarme desde el amor es súper sanador. Como si fuese un bebé: perfecto tal y como es. Así es como practico el mirarme. Y hay veces que pienso "joder, tienes que hacer más ejercicio" o algún discurso más de mierda de esos que te taladran el corazón. Pero cada vez me "autopillo antes" y cambio ese mensaje por un: SOY SUFICIENTE.


Podría seguir contándote cosas, pero la verdad es que este post lo que quiere detonar es un "MUEVE EL CULO" y haz cosas que te sumen, que te construyan salud y que ¡OJO! no siempre tienen que ser conocidas comúnmente como healthies pero eso no significará que para ti no sean saludables.


Porque una vida saludable empieza siempre por el AUTO AMOR.

445 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo