HIDRATOS COMPLEJOS VS HIDRATOS SIMPLES

Como ya te he explicado varias veces, no todos los hidratos son iguales. Nos han metido a "todos" en la misma saca con el objetivo de demonizarlo, y tomándonos por menos listas de lo que somos.

Por eso, aunque lo expliqué en el directo #BarrousMondays que pueder ver aquí , hoy quiero explicarte brevemente los dos tipos de hidratos que hay y por qué deberías comer más de unos que de otros.

Los hidratos se dividen en dos grandes bloques dependiendo de las capas que se hayan mantenido en el cereal. Los cereales tienen 3 partes: salvado, endospermo y germen. En los cereales integrales se ha mantenido la semilla íntegra, sin embargo, en los cereales refinados han retirado las capas exteriores.


HIDRATOS SIMPLES

Son esos de los que menos deberíamos comer, porque nos dan mucho subidón al principio pero después viene un gran "bajón". Algunas características:

  • Son los cereales y harinas refinadas en general. Harina de trigo blanca, arroz blanco, pasta blanca, pizza, pan de hamburguesa... En general la mayoría de las "masas" están hechas con cereales refinados.

  • Nos dan un buen subidón de azúcar. Esto puede ayudar en momentos donde necesito recargar energía rápidamente (como con un bajón de tensión) pero es engañoso, porque tan rápido como sube, baja; y después de tomarlo me puedo encontrar sin fuerzas y con ganas de dormir.

  • Alimentan poco. Los hidratos simples son escasos en cuanto a nutrientes, por lo que la conclusión es que nos hinchan mucho y nos alimentan poco.

HIDRATOS COMPLEJOS

Son los más saludables, ya que al ir acompañados de una gran cantidad de fibra (por las capas exteriores), nuestro cuerpo ha de esforzarse en descomponer los hidratos, y eso hace que el subidón de azúcar sea paulatino.

  • Lo encontramos en cereales integrales como el arroz o el trigo. Además, hay muchos cereales o pseudocereales que no existen en su versión refinada, la quinoa o el trigo sarraceno son algunos ejemplos. Aquí encontramos las frutas y muchas verduras ricas en fibra. También tubérculos como la patata y el boniato.

  • Nos dan power, pero poco a poco. Como te explicaba antes, la fibra ayuda a que nuestro cuerpo vaya "chupando" el azúcar del cereal poco a poco. No hay subidón y por lo tanto, no hay bajón.

  • Son súper nutritivos. Los hidratos complejos alimentan mucho más, y no solo nos dan energía, sino que dan de comer a nuestras bacterias buenas, haciendo las funciones de prebióticos.

Si no sabes qué son los prebióticos, te dejo a continuación el vídeo donde lo explico.



¡Espero con esto haberte ayudado un poco más a que la próxima vez elijas mejor los hidratos sin meterlos a todos en la misma saca!

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo