TRUCOS PARA CAMBIAR TUS HÁBITOS ALIMENTARIOS

¡Hola! Hoy quería hablarte de cuál es la mejor manera de hacer una transición de hábitos alimentarios. He pensado que estaría bien si te daba algunas claves o trucos que a mi me parecen importantes a la hora de cambiar de hábitos.


  1. NO TE OBSESIONES. EN LOS EXTREMOS NO ESTÁ LA CLAVE. Y quiero hablar especialmente de este tema porque vivimos rodeados de un montón de influencers, famosos o simplemente gente de nuestro extremo que parece que de pronto se han vuelto "nazis" del deporte, de la alimentación, de la salud... En la vida, igual que si fuésemos en bicicleta, hay que buscar el equilibrio, y este se consigue con las ruedas más redondas posibles y avanzando.

  2. TEN CLARA TU MOTIVACIÓN. Llamamos motivación a aquello que nos motiva para la acción: esa razón de peso, ese para qué, que te impulsa para actuar. ¿Significa esto que tienes que estar siempre motivado? Ni lo más mínimo. Tendemos a pensar que las personas que alcanzan logros en su vida es porque tienen siempre motivación, pero no. El crecimiento no significa comodidad y quien quiere cambios o transformación debe esforzarse, esto significa que no siempre tendrás las ganas ni la energía para la acción, aunque lo acabes haciendo.

  3. INCORPORA CAMBIOS POCO A POCO. Volviendo al tema de los extremos, tendemos a decir frases tipo "mañana a tope" pensando que nos impulsan al cambio, pero lo cierto es que un cambio radical impacta negativamente en nuestro cerebro, generando un gran estrés que no nos ayuda en el proceso. Por eso, te recomiendo que incorpores cambios paulatinos, cada 10 o 15 días.

  4. EMPIEZA POR FRUTA Y VERDURA. La mayor parte de la sociedad tiene un déficit de vitaminas, minerales y fibra, que son los principales aportes de las verduras y las frutas. Mitos y leyendas como que la fruta engorda han impactado muy negativamente en nuestra alimentación. Te recomiendo que empieces por incorporar una pieza más de fruta y una de verdura al día, dando prioridad a lo verde y a lo vegetal en tu plato, para poder ir haciendo la transición.

  5. ORGANÍZATE LAS COMIDAS SEMANALES. Una de las bases de una buena alimentación es la organización. Cuando no nos organizamos acabamos improvisando y la improvisación suele conllevar el consumo de ultraprocesados y comida basura. Crea 3 menús tipos semanales, donde no tengas prácticamente que pensar en tu día a día, para poder así alimentarte bien.

  6. DA PRIORIDAD A COMIDA DONDE CONTROLAS LOS PROCESOS. Cuando cocinamos, nuestras tripas ya empiezan a trabajar. Esto ayuda a mejores digestiones y una alimentación más consciente. Te recomiendo que reconectes con la cocina, con las preparaciones sencillas y deliciosas. Si cocinar no es una opción para ti, entonces apóyate en personas o comercios en los que puedas confiar al 100% en sus procesos.

  7. PRIORIZA TU SALUD. Deja de pensar en adelgazar y prioriza tu salud. Una buena alimentación impacta en tu estado anímico, tu sistema inmunitario y por supuesto en tu vida. Cuando priorizamos el perder peso generamos una ansiedad que solo impacta negativamente en nuestras emociones.

  8. ACOMPÁÑATE DE UN PROFESIONAL. Muchas veces pensamos que podemos solos, que se trata de cuatro cosas... Lo difícil no es empezar, sino mantenerse; y para eso es fundamental rodearte de personas "Pila" que te recarguen cuando tu estás en un proceso de cambio. Un buen acompañante te ayudará a conseguir tu objetivo, te cogerá de la mano y no la soltará hasta que tú le digas. Si quieres consultar sobre mis servicios puedes hacerlo aquí.


Y con esto estaría todo. Espero que estos pequeños consejos te hayan dado un poco de luz en ese cambio de hábitos que te encantaría hacer pero que no sabes por dónde empezar.


¡Te deseo un feliz día!

83 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo